Y es que los turistas que lo visitan se sienten como si retrocedieran en el tiempo y viajaran hasta la época medieval. Se trata de un castillo de principios del siglo XI donde todavía en la actualidad podemos ver la muralla, la cripta, los calabozos, la iglesia de San Pedro, la Sala de Armas, algunos pabellones del Monasterio así como diferentes torres. Al encontrarse a tanta altura, las vistas desde todas las zonas de exterior son espectaculares. ¿Quieres hacer un viaje al pasado? No te pierdas la visita al Castillo de Loarre desde Zaragoza y conoce una de las joyas del patrimonio de Aragón.

Castillo de Loarre: horarios y tarifas

Dependiendo de la época del año en la que vayas a visitar el Castillo de Loarre tendrás que planificar el recorrido según los horarios de cada estación. Recuerda que si vas desde Zaragoza, el trayecto dura aproximadamente una 1 hora y cuarto. Aquí tienes los horarios oficiales de 2015:

  • Primavera y otoño (del 1 de marzo al 15 de junio y del 16 de septiembre al 31 de octubre). Horario ininterrumpido de 10 a 19 horas.
  • Verano (del 16 de junio al 15 de septiembre). De 10 a 20 horas ininterrumpidamente.
  • Invierno (del 1 de noviembre al 28 de febrero). De 11 a 17,30 horas de forma ininterrumpida.
  • Días de cierre. Los lunes en el periodo de invierno y los días 25 de diciembre y 1 de enero. Los días 24 y 31 de diciembre cerrará sus puertas a las 14 horas.

Los precios también varían en función de la condición de los visitantes; a continuación encontrarás las tarifas de 2015:

  • Normal. 3,90€
  • Reducido. 3,30€
  • Infantil. 2,70€
  • Minusválidos y menores de 6 años. Gratis

La tarifa reducida incluye estudiantes, grupos de más de 20 personas y pensionistas (no incluye personas en situación de desempleo). La tarifa infantil abarca menores de entre 6 y 16 años, inclusive. Las personas minusválidas para entrar de forma gratuita tienen que tener un grado de discapacidad de más del 50%.

Cómo llegar desde Zaragoza

Para ir al Castillo de de Loarre desde Zaragoza tienes que coger la Autovía A-23, dirección Huesca. Ésta nace desde la población aragonesa en la zona norte, por lo que si te encuentras en otro barrio que no sea la margen izquierda de la ciudad, tendrás que acceder a la Z-40 para hasta llegar a la salida Huesca-A23.

Continúa por ella hasta que llegues a Huesca; tardarás aproximadamente unos 45 minutos. Cuando te aproximes a la población, en la salida número 360 tendrás que coger la carretera A-132. Continuando por ésta sin dejarla en ningún momento, y pasados unos 30 kilómetros, llegarás al desvío que claramente indica ‘Castillo de Loarre’. Verás que es un giro a la derecha un tanto cerrado, pero es que los siguientes 10 minutos son de subida con mucha pendiente y zigzagueante.

Junto al Castillo hay un parking muy amplio tanto para turismos como para autobuses, por lo que no tendrás ningún problema a la hora de dejar tu vehículo mientras lo visitas.