22 de marzo 2015: Día del Senderista en Alpartir

Para acudir a Alpartir la organización había puesto autobuses desde Zaragoza y los participantes debían incluirlo en la inscripción en caso de necesitarlo; también había zona para dejar los coches. Una vez que iban llegando los participantes al Pabellón, se tenían que dirigir a unas mesas donde había tres filas de personas según su letra de apellido, y al decir tu nombre fueron entregando una pulsera naranja y un vale de comida por participante. Y es que después de la ruta, se tenía que ir al Pabellón y allí, entregando la pulsera, dieron una camiseta técnica, una gorra y una braga de cuello; todo eso metido en una mochila de tela.

Tras recoger esas dos cosas en Alpartir, antes de que empezara la andada los participantes pudieron tomarse un chocolate caliente con bizcochos. Y cuando todos estuvieron preparados, por un altavoz indicaron que iba a comenzar la andada. A lo largo del recorrido había varios avituallamientos montados con una carpa que incluían, entre otras cosas, fruta, pan mojado e vino o bocadillos de jamón serrano con tomate y bebida (agua, porrones de vino con gaseosa…).

Respecto al tiempo, en el Día del Senderista 2015 fue más o menos aceptable. Al comienzo del día estuvo muy nublado y con pinta de ‘diluviar’, pero sólo llovió un tramo del recorrido, por la altura de la zona alta de La Butrera, ya que era la zona más alta de la ruta. Lo que realmente importaba era el camino y en general estaba bien; eso sí, había mucho barro en algunas zonas y riachuelos que se habían formado en el camino.

Al llegar a Alpartir, también se pudo beber agua y limonada y comer unas tostadas de pan. Después, los participantes se dirigieron al Pabellón de La Almunia y éste estaba muy bien preparado con muchas mesas largas y sillas para que todos pudieran sentarse a comer y canjear el vale entregado a primera hora del día. Además de los participantes de las tres andadas de 10, 14 y 19km, también había otras andadas y carreras que habían salido desde La Almunia. Una de ellas era una ruta turística por La Almunia de 5km que era apta para minusválidos, una andada de gran fondo de unos 45km, una maratón plus por montaña y una media maratón por montaña.

Al llegar al Pabellón los participantes pudieron beber gratis cerveza, agua, vino, gaseosa y refrescos. Para comer se sirvió rancho preparado por uno de los restaurantes del pueblo, ‘El Patio’; también se incluyeron cafés y licores. Al terminar se hizo entrega de los premios para las carreras incluyendo categorías masculina y femenina. Por último, la jornada del Día del Senderista terminó con los agradecimientos a la alcaldesa de Alpartir, Os andarines y el club de atletismo La Almunia, entre otros.