Ofrenda del Pilar

  • Vestimenta. A diferencia de otras poblaciones españolas en las que en este tipo de ofrendas sólo se permite que se vaya vestido con el traje regional propio de la ciudad y hay que pagar para poder hacer la ofrenda, en Zaragoza no sólo es gratuito sino que se admite que cada ciudadano o turista lleve el traje regional acorde a su sentimiento. En el caso del traje típico de Aragón es el de baturro y se clasifica a grandes rasgos en tres tipologías: de baile, de gala y de campesino. Los hombres suelen llevar encima para amenizar el tiempo de espera hasta llegar a la Virgen pan, chorizo y vino. Los más animados van cantando, tocando las castañuelas u otros instrumentos para hacer el recorrido más agradable.

 

  • Recorrido de la Ofrenda. Como son miles y miles las personas que quieren homenajear a la Virgen con este simbólico acto, se realizan dos recorridos diferentes por las calles de la ciudad. Uno está formado por diferentes grupos, ya sean de casas regionales, de barrios, de asociaciones, de poblaciones españolas… Este recorrido suele empezar en el Paseo Independencia, girar por el Coso Alto y terminar por la Calle Alfonso hasta llegar a los pies de la Virgen. Los turistas o ciudadanos que quieran ‘ir por libre’ podrán hacerlo simplemente poniéndose en la fila correspondiente. En este caso, va por el Coso Bajo, gira en la Calle San Vicente de Paul, recorre la Ribera del Ebro hasta acceder a la Plaza por la Calle Don Jaime.

  • Ramos de flores. A diferencia de otras ciudades, el color y tipo de flores son totalmente a elección del participante. Sólo se ruega que al llegar a la Virgen, se facilite el poder quitar la decoración del ramo para que los voluntarios encargados de la recogida de flores puedan agilizar su trabajo. Aunque cada año varía el tiempo que cuesta pasar la Ofrenda, según los horarios, el número de participantes o la climatología, generalmente se hace en una media de dos o tres horas si se acude entre la mañana y el mediodía.

Horarios de la Ofrenda del Pilar de Zaragoza

La Ofrenda da comienzo a las 7,30 horas de la mañana con el inicio del primer grupo asignado para hacerlo. El orden de los participantes que hacen el recorrido por grupos, se asigna un mes antes y cada uno tiene un puesto y hora concreta para hacer la Ofrenda. Una vez iniciada la marcha, no está permitido poder incorporarse a ella ya que además la zona está delimitada con vallas y personal voluntario vigilando. Dependiendo del volumen de visitantes que se tenga, la Ofrenda termina a una hora u otra del día, aunque generalmente esto suele ocurre alrededor de las 18 o 19 horas de la tarde.