• Espacio Bebé. Uno de los lugares mejor pensados para bebés en la ciudad es el Espacio Bebé de Zaragoza. En su interior se pueden encontrar dos salas; la primera está dedicada para que los niños de hasta máximo 3 años puedan jugar sin problema por ella, por eso cuenta con cojines, alfombras, todo tipo de juguetes o elementos cotidianos… En el aula anexa, la Sala Mandarina, es donde se realizan todo tipo de talleres y eventos a lo largo del año: magia, música, cuentacuentos… Está situado junto al Auditorio y el campo de fútbol de la Romareda (cerca del Parque Grande), y se puede llegar a él en autobús, tranvía o aparcando por los alrededores.

  • Bares con zonas infantiles. Y muchos padres también quieren disfrutar de Zaragoza cuando hace buen tiempo y salir a tomar algo por la ciudad. Para eso, nada como conocer los principales bares con zonas infantiles de la capital aragonesa donde los chiquitines podrán jugar con otros niños. Depende de cada local pero algunos de ellos, como ‘Bocados’ (en el Parque del Agua), cuentan con una zona para que los más bebés no se mezclen con los más mayorcitos e incluso a veces tienen una monitora que los vigila en todo momento.

  • Parque de Atracciones. ¿Qué puede haber más divertido que visitar el Parque de Atracciones de Zaragoza en familia? Aunque la mayoría de atracciones están pensadas para los niños más mayores (a partir de los 5 años, más o menos), este espacio de ocio cuenta con algunas zonas para los más pequeñitos. Algunas de estas atracciones son a partir de los 86 centímetros, y además el acceso al interior para los menores de 5 años es gratuito (si se montan en alguna atracción sí que hay que comprar un ticket). Aunque siendo tan pequeñitos son muy pocas las atracciones en las que podrán subirse, también les encantará dar un paseo por esta zona tan animada y colorida.

  • Parques de Zaragoza. Y por supuesto Zaragoza es una ciudad con muchas zonas verdes en las que los padres y bebés disfrutarán de la naturaleza sin salir de la población. Uno de nuestros favoritos es el Parque Grande, uno de los más extensos donde podréis pasear, montarlo en varias áreas infantiles y dependiendo de los meses que tenga, incluso alquilar una bicicleta familiar o subiros al tren turístico. El Parque del Agua también es perfecto para grandes y chiquitines, hay muchas zonas verdes, lagos donde ver patos y también hay un trenecito que sale desde allí.